Select Page

Una desvergonzada reflexión sobre la productividad

De cara a perder el miedo a publicar, a exponerse y a hacerlo mal, he optado por aplicar un fenómeno que me ha recordado el último libro que he terminado: “The Science of Self Discipline”. Bienvenidos a la Ley de Parkinson, 1957; el trabajo se extiende hasta llenar el tiempo disponible para que se termine.

Por ese motivo, sin mayor dilación, he decidido por aplicar el método científico y escribir un articulillo (a.k.a. “post”) en el tiempo que me dura un café americano del McDonalds. Sí. Si te tomas un café americano en la franquicia de comida rápida ganas una bonificación por consistencia.

Para que luego digan que los capullos que escribimos en las redes sociales no somos coherentes.

Esto me recuerda a otro excelente manual sobre el tópico de los hábitos, obra de James Clear, titulado Hábitos Atómicos. El pajarraco postula que los cambios profundos en la vida se componen, de manera progresiva y geométrica, por pequeñas modificaciones sostenidas en el tiempo.

En mi próximo desayuno, esbozaré un resumen de la estrategia que contienen ambas publicaciones, añadiendo algunas referencias adicionales. O no.

Toca editar y publicar. Recordad que DISCIPLINA = LIBERTAD.

El Pater os ama.