Select Page

¿Crees que el primer problema alimenticio en el mundo es la falta de comida? Según Naciones Unidas, en el mundo mueren 24.000 personas de hambre, o por sus causas relacionadas, cada día. Unos 8 millones largos. Al año, según la misma institución, fallecen 3 millones de personas por enfermedades directamente relacionadas con su sobrepeso.

Parece claro que se mueren más sudaquitas de hambre, benditas criaturas inocentes, ideales para una portada de National Geographic que atocinados blanquitos burgueses, ¿verdad?. Aun así, yo veo un problema más allá de las cifras. Algo fundamental. El programador informático occidental que desayuna Doritos con chorizo puede elegir. El pequeño sub-sahariano con el vientre hinchado de parásitos y las costillas afloradas como para un solo de percusión no.

¿Somos libres de matarnos a mierda, fumada, bebida, ingerida? Aquí es donde entra la puta madre del cordero: que somos menos libres de lo que creemos y la mayoría de nuestras pulsiones vienen teledirigidas. Te vas a cagar.

En Amazon.es hay más de setenta mil libros a la venta para el término de búsqueda “dieta”. En Google aparecen 164 millones de enlaces al utilizar la cadena de búsqueda “blog dieta”. Los españoles gastan más de 2.000 millones de euros al año en métodos insalubres para perder peso, según un estudio de la Academia Española de Nutrición y Dietética y la Fundación Mapfre publicado en 2020.

El manual más utilizado del mundo para el diagnóstico de enfermedades mentales, DSM-V, incluye, por lo menos seis desórdenes alimenticios diferentes.

Otro ejemplo más de cómo la mayoría de la humanidad está fuertemente condicionada, primada, que dirían los académicos, hacia un estilo de vida que les perjudica.

Estoy viendo venir a la muchedumbre vociferando, antorchas en mano, que ellos fagocitan lo que les da la gana. ¿Es el fumador libre para fumar, cuando ha desarrollado una adicción, conoce la peste que le espera, conoce la peste que le acompaña, ha fracasado en sus intentos de dejar de consumir y aun así continúa?

“No hombre, la nicotina es una droga pero el jamón serrano es bueno pa’ todo, que lo decía la tele”

Ainss, alma cándida. En primer lugar, lo que hace que una droga sea una droga no es la droga. Lo que hace que te de placer y desarrolles síndrome de abstinencia es el cambio producido en la química de tu cerebro. Es decir, lo que cambias con el consumo eres tú, y por eso dejas de ser libre, esencialmente.

¿Si ahora te digo que los neurotransmisores y circuitos cerebrales que intervienen en el tabaquismo, el alcoholismo, adicción a otras drogas, etc… son los mismos que se alteran en una persona que come de manera compulsiva, qué?

Entiendo que todo esto te sude el papo, porque yo no soy ninguna autoridad en la materia. Lo que me jodería sería que te de igual lo que opinen las personas que más saben del mundo y que más tiempo dedican al estudio de este fenómeno. Date una vuelta por fuentes de prestigio, OMS, Clínica Mayo, Agencias nacionales y europeas de alimentación, referencias sobre dopamina, el funcionamiento adictivo del azúcar y/o nucleus accumbens. Tras eso, libremente, opina.

Y de regalo, por si no la has visto, una peli que mola: Gracias por fumar. ¡Buen provecho!